¡Cocinando con flores!: una experiencia muy mexicana

¡Cocinando con flores!: una experiencia muy mexicana

Las flores comestibles son típicas de la cocina mexicana. ¿Quieres conocer ésta y otras experiencias gastronómicas del país?

Rosas

Las rosas tienen un sabor dulce con matices picantes. La encontramos en postres y en estofados por su sutileza gustativa. Es un ingrediente que utilizamos para cocinar y el postre más representativo en el que se le incluye es la nieve de pétalos de rosa, un suave, cremoso y aromático placer para el paladar.

Flor de Jamaica

La flor de Jamaica entró a nuestro país en la época colonial. Hay una gran variedad de maneras de emplearla, desde infusiones y aguas, hasta como sustituto de carnes en tacos, tostadas salsas y pibiles. Tienen un color fuerte que impregna al platillo y un sabor metafórico que va de dulce a salado y picoso.

Flor de calabaza

La flor de calabaza es suave y tiene un sabor semidulce. Es común encontrarla en quesadillas, o rebozada y frita, aunque también se rellena con mariscos, carnes o verduras. Además se utiliza en croquetas, tortitas o burritos y en deliciosas sopas o tamales.

Cempasúchil

El cempasúchil es una flor relacionada con la fiestas de día de muertos. Es una planta originaria de nuestro país y en épocas prehispánicas tenía usos medicinales y ceremoniales. Con el cempasúchil se puede preparar una deliciosa crema, tortilla con pollo o atún, una salsa cremosa o quesadillas

Flor del garambullo

La flor del garambullo – especie de cactácea nativa- es pequeña blanca y con mucho sabor. La forma más común de presentarla es en tortilla frita con queso.

Flor de quiote

La flor de quiote se utilizaba desde épocas prehispánicas. Es verde y amarilla y nace en el tallo del maguey cuando la planta tiene entre 6 y 12 años: se consume antes de florecer, ya que madura presenta un sabor avinagrado. Hay numerosas maneras de prepararla, pero en general se cocinan tatemadas, en huevo como tortillas en salsa y en mixiote.

Flor de colorín

La flor de colorín tiene un color rojo vino y forma de espadín pero una vez cocinada pierde su color y toma el aspecto y consistencia de carne desmenuzada. Puede utilizarse en salsa, adobo, caldillo, tacos, moles o tortillas. Se debe quitar el pistilo ya que agria la comida.

¿Qué otras flores comestibles conoces tú?

¡Cocinando con flores!: una experiencia muy mexicana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 4 =